Ruta crítica para la producción orgánica de chile habanero.

Primeros Pazos

Para el establecimiento de toda producción agrícola se deben tener en cuenta aspectos vitales para el buen inicio y consecución de las primeras metas a bajo coste. Aspectos cómo la historia del terreno, disponibilidad de agua y materiales para elaboración de abonos, ubicando sus posibles fuentes en la región. Acahuales, cacaotales y potreros ganaderos con manejo de encierro son una opción.

Atender los ciclos de la planta de chile y su relación con las temporadas de lluvia y estiaje. Se requiere de agua constante, pero no es conveniente el encharcamiento, por ejemplo. El agua puede proceder de pozo profundo, estanques, ríos o lagunas. Una decisión estratégica es la manera como dotaremos de agua a nuestro cultivo. Los sistemas de riego modernos son eficientes, más hay que tener en cuenta que su instalación y mantenimiento requieren de esfuerzos y recursos extras al campo, es una inversión que lleva una cierta curva de aprendizaje técnico para lograr su máximo rendimiento.

Hacerse de herramientas básicas tales como palas, azadones, machetes, bombas de aspersión etc., también utensilios como tambos y cubetas para medir y contener, así como ollas para elaboración de caldos y tes. Importante también contar con espacios de trabajo protegidos de lluvia y sol, son los lugares donde se elaboraran los abonos y resguardaran nuestras herramientas. Contar con un espacio adecuado para la recepción de nuestras plántulas. Es aconsejable al iniciar por primera vez un cultivo obtener plántulas de buena calidad y en la medida de lo posible tener conocimiento sobre la procedencia de la semilla y de su manejo durante la germanización, una planta bien enraizada y nutrida garantiza
viabilidad al momento del trasplante al campo.

Ya con 30 días de germinación en el semillero o almacigo, es conveniente tener dispuesta suficiente agua limpia y clara junto a nuestros abonos ya preparados. Pues son esenciales para poder recibir nuestras plántulas y así estar listos para el siguiente manejo.

Preparación de abonos líquidos y sólidos.

Cultivar verdaderamente la tierra implica desarrollar los principios de la biotecnología moderna, los abonos fermentados son productores de microorganismos a gran escala, bichos esenciales en la reconstrucción del suelo y alimentación primordial de nuestro cultivo. Mientras continua la guerra por petróleo nosotr@s podemos empezar a mover la tierra
poniendo en practica la agricultura orgánica. Siguiendo los pasos recomendados para la elaboración de abonos como Bokashi y Biol obtendremos el alimento de nuestras plantas, garantizando su fortaleza y vigor.

Trasplante a pequeñas macetas

Entre 20 y 30 días después de germinación es recomendable traspasar a macetas de 8oz o 10oz. Estas macetas deberán estar debidamente abonadas pues serán el sustrato para la debida formación de raíces durante las siguientes cinco semanas.
El manejo en macetas debe hacerse en espacios resguardados de viento y lluvia directa. Nuestras plantas estarán listas para ser plantadas en nuestro campo ya preparado cuando
observemos nuevos rebrotes, y sus raíces y tallo suficientemente fuertes.

(Continuará…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *